Toyota y Nissan  recortaron su producción de marzo en más de 50%. En Honda, la reducción fue de 40%. Las tres mayores automotrices japonesas tratan de reducir sus inventarios para enfrentar la caída de las ventas en sus principales mercados.

Fuente: La Nación (24/04/09)