Las diferencias en la gestación de la crisis financiera entre los países desarrollados y emergentes se replica también en sus consecuencias en el sector real. A diferencia de lo que sucede en Estados Unidos y Europa, las terminales automotrices en América latina y Asia se encuentran mejor posicionadas para el reagrupamiento de los mercados. “En la Argentina las condiciones son distintas y desde 2003 mantenemos buenos resultados de ventas”, aclaró a Página/12 el gerente de Comunicaciones y Responsabilidad Corporativa de General Motors, Bernardo García.

La mayor compañía automotriz estadounidense anunció ayer que cerrará las puertas temporalmente de catorce plantas para reducir sus inventarios y ajustar su stock a la demanda efectiva. Sin embargo, la estrategia de diversificación de sus actividades por región –pensada en realidad para una crisis en los países emergentes– le permite a la compañía producir en otras partes.

“En América latina y en Asia los resultados están muy sólidos”, informó García. En realidad, en el primer trimestre del año se produjo un reacomodamiento en las posiciones del mercado. China desplazó a Estados Unidos como primer mercado del mundo y Brasil a Europa en el tercer lugar.

Desde la firma insisten en que el proceso de reestructuración en Estados Unidos “no afecta a la Argentina” y subrayan la recuperación de las exportaciones locales hacia Brasil, gracias al explosivo aumento de la demanda de ese país en el último mes. La planta argentina sigue a dos turnos y un nivel de producción de 22 autos por hora.

Fuente: Página/12 (24/04/09)