La automotriz alemana Volkswagen evitó caer en la zona de pérdidas en el primer trimestre del año gracias a la venta de su área de producción de vehículos industriales en Brasil, según cifras divulgadas ayer por la empresa. Sus ventas y resultados cayeron de forma drástica respecto del trimestre anterior debido a la crisis económica mundial.

Con una facturación que se redujo en un 11,2% a 24.000 millones de euros, VW logró rescatar un beneficio neto de 243 millones de euros. En el primer trimestre del año pasado había obtenido ganancias por 1.300 millones de euros. La venta de vehículos cayó el 15,7% en los tres primeros meses de 2009 en comparación con el mismo período de 2007, llegando a las 1,3 millones de unidades.

Sin embargo, la venta de la división brasileña de vehículos utilitarios a la alemana MAN formalizada en el primer trimestre aportó unos 600 millones de euros a los resultados operativos. Sin esta transacción, Volkswagen habría quedado en rojo.

Martin Winterkorn, presidente de la empresa, admitió que el deterioro dramático de las condiciones del mercado no dejó incólume al gigante automotor alemán.

Las ventas descendieron en los primeros tres meses del año casi un 16%, la producción cerca del 25% y se redujo la cantidad de automóviles en stock.

El directivo sostuvo que aún así, la empresa tuvo mejor rendimiento que la competencia: el mercado automotor mundial se contrajo el 21%. Las esperanzas del grupo están puestas en la nueva familia del subcompacto «Up!», que será lanzada en 2011. Volkswagen comunicó ayer que los modelos serán fabricados en Eslovaquia en versiones también para Seat y Skoda.

Fuente: Ambito Financiero (23/04/09)