El Gobierno analiza prestar $ 1.000 millones de la ANSES a Peugeot-Citroën y General Motors, con el objetivo de que lancen nuevos modelos a precios económicos, y así incentivar la actividad del sector. Las empresas beneficiadas son dos de las marcas que más sufrieron el impacto de la crisis a nivel mundial por el desplome de la demanda de vehículos.

El objetivo del Gobierno es aprobar en los próximos días un préstamo de $ 500 millones para GM, para que ponga en marcha su Proyecto Viva. De esa manera, el Gobierno volvería sobre la caja de la ANSES para promover la industria en plena crisis, como ya lo hizo en diciembre pasado al lanzar los planes de financiamiento de autos y electrodomésticos.

Peugeot-Citroën y General Motors se vieron con serios inconvenientes financieros desde el inicio de la crisis en octubre pasado, por lo se vieron obligadas a aplicar ajustes que en algunos casos llegaron al personal. Por ello, el Ministerio de Trabajo subsidia parte del sueldo de unos 1.100 operarios suspendidos en las terminales a través del Programa de Recuperación Productiva (REPRO).

En el marco de ese programa, el Estado subsidia salarios de 38 mil trabajadores de 648 firmas afectadas por la crisis desde 2002.

Las compañías se encuentran en unos de sus peores momentos y esta semana perdieron a sus respectivos presidentes, Christian Streiff y Rick Wagoner. Su renuncias fueron pedidas por los presidentes de sus países de origen, Barack Obama y Nicolas Sarkozy, de Estados Unidos y Francia, respectivamente. Esas medidas fueron tomadas por los mandatarios que buscan frenar las olas de despidos masivos que se registran como consecuencia directa de la crisis.

Si bien Peugeot-Citroën y General Motors aún no despidieron a operarios de planta en la Argentina, sí prescindieron de los servicios de trabajadores contratados.

Fuente: Ambito Financiero (20/04/09)