Internas, falta de motivación entre los concesionarios y las fábricas, además de la escasa confianza del público, son los principales escollos para el éxito del plan 0 km del Gobierno. Más allá del impulso estatal al otorgamiento de créditos financiados con dinero de la ANSES, los trámites se demoran porque las automotrices muestran poco interés en concretar las ventas iniciadas por los concesionarios, según aseguró ayer la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA).

 Una investigación de ACARA entre sus miembros reveló que los propios vendedores de las concesionarias impulsan con mayor entusiasmo los planes de ahorro tradicionales, a pesar de los pedidos de los clientes. Hasta el momento se otorgaron 300 autos por el plan del Gobierno, pero las concesionarias esperan que el número salte a 3 mil en abril.

 “Al 31 de marzo, la ANSES había pagado por 3.300 autos, sin embargo se patentaron poco más de 300, pero no es la ANSES la que está poniendo trabas burocráticas”, dijo Abel Bomrad, vicepresidente primero de ACARA. “Las terminales están manejándose a otros tiempos; por ejemplo, hay una de primera línea que presentó sólo sesenta carpetas a la ANSES, de las cuales ya se le pagaron treinta, y no patentó ningún auto”, aseguró Bomrad.

 La semana próxima, ACARA publicará un informe de avance del plan del Gobierno en el que, aseguran, se ve que el mecanismo está detenido en las terminales automotrices. Mientras que la ANSES ya habilitó entre 500 y 1.000 ventas por marca, las automotrices sólo concretaron unos pocos cientos.

 “Como en todas las ventas, sean por plan de ahorro o financiación de la ANSES, tenemos 45 días para completar los trámites. No hay demoras”, se defendieron los fabricantes, ante la consulta de PERFIL.

 “Además, la ANSES todavía nos debe el modelo de contrato para extender el plan a autos más caros, y no sabemos nada del plan utilitarios y camiones”, agregó una fuente del sector.

 Falta de interés. “Tenemos que hacer nuestro mea culpa”, aseguró Bomrad a PERFIL. “Enviamos a un mistery shopper (empleado encubierto) para que releve sesenta concesionarios de la Capital Federal y los resultados no fueron excelentes”, dijo. El relevamiento utilizó un comprador falso que decía estar interesado en comprar un auto a través de la financiación de la ANSES. El 48% de los vendedores intentó vender planes tradicionales.

 “El problema es que la comisión de una venta financiada por la ANSES se percibe cinco o seis meses más tarde que la de una venta tradicional”, explicó Bomrad. “Hay que corregir eso”, concluyó.

Fuente: Perfil (18/04/09)