Dirigentes del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) y representantes de las principales termínales multinacionales en la Argentina se encontrarán esta tarde en el Ministerio de Trabajo para intentar llegar a un acuerdo salarial en el marco de las negociaciones paritarias correspondientes al año en curso.

Según calificadas fuentes del gremio mecánico, existe malestar en el seno del sindicato debido a la falta de respuesta por parte de la patronal automotriz a los reclamos realizados por los representantes gremiales. A esto se suma el pedido empresario de postergar cualquier tipo de discusión de tipo paritario o salarial hasta el mes de julio.

Desde el sindicato que lidera José Rodríguez aseguran que lo que ellos escucharon de los representantes patronales “fue un pedido de postergación de las discusiones hasta julio, pero sin pagar ningún tipo de incremento o recomposición antes, ni porcentajes ni sumas fijas”.

El pedido que el gremio viene sosteniendo desde el inicio de las paritarias a fines de febrero consiste en el pago de un incremento salarial de 5% trimestral desde enero, o una suma fija que oscilaría entre los $250 y los $300, hasta que se llegue a la discusión definitiva de la paritaria.

“Hoy nos dicen que no a todo, pero si decimos de negociar recién en julio, seguramente cuando hagamos el pedido de recomposición van a decir que es mucho lo que reclamamos”, dijo un dirigente a este diario.

Pero las negociaciones iniciadas la semana pasada entre el gremio y Toyota, Volkswagen y General Motors no arribaron a buen puerto, por lo que el ministro Carlos Tomada decidió reunir esta tarde a representantes de todas las terminales junto con el gremio, para intentar destrabar la situación.

La dirigencia sindical también muestra cierta inquietud por la reticencia de al menos dos de las compañías por ratificar la estabilidad laboral del personal, que el SMATA quiere incluir en la negociación, tanto para el personal efectivo como para quienes tienen contratos por plazos determinados.

Por otra parte, contrarrestan la queja empresaria respecto de los planes de estímulo que puso en marcha el Gobierno, tanto para la venta de automotores cero kilómetro como para camiones, utilitarios y automóviles de alquiler.

A pesar de que los empresarios afirman que los planes “no están dando los resultados esperados”, desde el SMATA consideran que “el dinero que el Estado está poniendo para mantener este esquema es de la ANSES, plata aportada por los trabajadores, algo que los empresarios tendrían que tener en cuenta, como también tendrían que tener en cuenta que la estabilidad laboral y los incrementos salariales son la otra pata de esta ecuación, porque los trabajadores no van a gastar si se genera incertidumbre sobre su situación futura y no mejoran sus ingresos”.

El acuerdo cerrado el viernes pasado entre los dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y las empresas de colectivos de corta y media distancia y de subterráneos, por el cual se pagará una suba salarial de 13% hasta septiembre próximo, cuando se cerraría la paritaria, podría actuar como antecedente para la reunión de esta tarde entre el SMATA y las terminales.

En caso de no haber avances, los mecánicos convocarán a las comisiones internas para ir delineando un plan de lucha en repudio a la falta de acuerdo.

Fuente: BAE (06/04/09)