La crisis de las armadoras de automóviles tiene daños colaterales que se intensifican en la industria de autopartes, pero que al final del ciclo beneficiaría a la producción de vehículos en México. Las empresas de autopartes no sólo han despedido a más de 7.000 personas en el último año, sino que su producción cayó en 40% y 30% durante enero y febrero respectivamente.

Las principales compañías de autopartes como Nemak, Iasasa y San Luis Rassini, que cotizan en Bolsa, han visto la peor de las crisis del sector automotriz prácticamente en toda su historia.

“La crisis del sector automotriz se agudizó en el ultimo trimestre del año pasado y en los primeros meses de esta alo se ven reflejados con mayor dureza”, dijo en su último reporte trimestral Industria Automotriz (Iasasa) una de las principales compañías de autopartes, que realizó dos paros técnicos para reducir sus inventarios ante una baja anual de 9% en sus ingresos.

La historia no fue diferente para Nemak, la subsidiaria del conglomerado Alfa, cuyas ventas de cabezas de aluminio, su principal producto, cayeron 34%.

Esta firma se orienta ahora a trabajar en la elaboración de nuevos diseños de cabezas de motor para autos híbridos, según dijo Dionisio Garza Medina, presidente de Alfa.

Por su parte San Luis, reportó una baja de 32% en sus ventas del cuarto trimestre del año pasado respecto al mismo periodo de 2007, lo que la obligó reducir su personal en su planta de Estados Unidos de 4,158 a 2,825 obreros y empleados.

“Llegará la inevitable recuperación del ciclo económico del cual la industria automotriz será el principal beneficiario tan pronto se recuperen los flujos de crédito al consumo en los países industrializados”, dijo San Luis en último reporte financiero.

Las empresas de autopartes se han orientado al mercado de repuestos cuyo valor alcanza los 9.500 millones de dólares.

Signos para el optimismo

Las ventas de autos en Estados Unidos aumentaron 8,4% en marzo, al pasar de un ritmo anual de 9,1 millones de unidades en febrero a 9,9 millones en el mes pasado, aunque a tasa anual las ventas cayeron 40%, pero fue menor a lo esperado, mientras que las armadoras en problemas, General Motors (GM), Ford y Chrysler, avanzan en sus programas de reestructura y definen si entran o no al capitulo 11 de la Ley de quiebras de Estados Unidos.

“Pese a una quiebra GM seguirá operando, cerraría algunas plantas y activos, México saldría favorecido por la eficiencia en costos de sus plantas”, dijo un analista del sector automotriz, quien prevé la quiebra de Chrysler.

México es uno de los 11 principales productores de automóviles del mundo con cerca de 2 millones de unidades al año, de las cuales el 75% se exporta.

Incluso la depreciación del peso y la menor participación de las armadoras estadounidenses en su propio mercado en la que avanzan más rápido las armadoras asiáticas y europeas, no se descarta que compañías de otros países busquen instalarse en México para proveer autopartes o armas vehículos completos.

Peticiones al Gobierno

Las armadoras, distribuidores y la industria de autopartes se reunieron recientemente con Agustín Carstens, titular de la Secretaría de Hacienda, al que le solicitaron la aplicación de ocho medidas para alentar el mercado interno, que independientemente de la crisis económica, ha presentado una baja desde 2006 y que consisten en:

1. Incrementar hasta 400.000 pesos la deducción por adquisición de vehículos para efecto de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, permitiendo durante 2009 y 2010 la amortización al 100%.

2. A partir de 2011 permitir la amortización en dos ejercicios, 50% en cada uno.

3. Exención temporal del ISAN y la Tenencia durante 2009 y 2010 para vehículos con valor hasta de 400.000 pesos.

4. Eliminación del criterio del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que hace acumulables los estímulos fiscales otorgados a las empresas automotrices.

5. Incrementar y flexibilizar la operación de líneas de crédito gubernamentales para las financieras automotrices.

6. Eliminación del criterio del SAT que hace acumulables los estímulos fiscales otorgados a las empresas automotrices.

7. Negociación en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de aplicación de reglas comunes con Estados Unidos y Canadá para el comercio de vehículos usados.

8. Programa de Renovación Vehicular. 

Fuente: CNN Expansion (03/04/09)