La automotriz alemana Daimler se propone ahorrar unos 2.000 millones de euros en salarios de sus empleados, como consecuencia de la drástica caída de las ventas, anunció el responsable de personal en la junta directiva de la empresa, Gunther Fleig.

De esta forma, el fabricante de Mercedes-Benz estudia reducir hasta cinco horas la jornada laboral de 73.000 miembros de la plantilla, disminuir las subvenciones a los recortes de jornada laboral de otros 68.000 y posponer un aumento salarial de 2,1% para diciembre próximo, precisó Fleig.

Fuente: BAE (03/04/09)