La nueva conducción de General Motors ya ha elaborado un plan para hacer frente a una eventual quiebra de la automotriz, el cual incluye la creación de una firma con los sectores más rentables del grupo, mientras que las otras unidades quedarían en protección por bancarrota, reveló una fuente ayer a la agencia Reuters.

Según este el plan, los viejos componentes de la nueva GM, como Saturn y Hummer, permanecerían en quiebra por un largo período para luego ser vendidos o desactivados, informó la fuente.

La automotriz espera poder evitar la bancarrota, pero se está preparando para la posibilidad de tener que aplicar el capítulo 11 de protección por quiebra el Io de junio, agregó.

El gobierno otorgó a GM 60 días para profundizar su plan de reestructuración, luego de haber rechazado la primera propuesta presentada por la firma al grupo asesor para el sector automotriz de la Casa Blanca.

Ayer Fritz Henderson, el nuevo presidente y consejero delegado de GM, afirmó que “entiende” las exigencias de la administración Obama para poder recibir el apoyo de Washington.

El directivo señaló que la empresa debe profundizar y acelerar su reestructuración siguiendo las pautas del presidente estadounidense. En este sentido, Henderson reconoció que podrían tener que cerrar más plantas en los próximos meses para cumplir con estos requisitos.

Fuente: BAE (01/04/09)