La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró dispuesta a apoyar al fabricante automovilístico Opel en la búsqueda de un inversor privado y garantizó avales estatales para la empresa, pero rechazó la intervención directa del Estado germano en la compañía.

En un discurso ante 3.000 trabajadores en la fábrica de Opel, la mandataria pidió ayer a la matriz estadounidense General Motors que presente un plan de viabilidad responsable en los próximos 60 días, tal como ha exigido el presidente estadounidense, Barak Obama.

El apoyo para garantizar el futuro de Opel ha generado diputas en la coalición entre cristianodemócratas y socialdemócratas que gobierna actualmente Alemania.

El vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores germano, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, se mostró partidario de una entrada directa del Estado en Opel.

Opel, automotriz creada en 1862, necesita una ayuda financiera de 3.300 millones de euros para no caer en la bancarrota en Europa; por eso se encuentra en la búsqueda de inversores privados y de la ayuda del Estado alemán.

Merkel aseguró que en estos 60 días trabajará intensamente con Washington en un concepto de futuro para Opel con el fin de establecer las bases para crear una Opel Europa bien equipada para el futuro.

Merkel visitó la planta de Opel en momentos en que la compañía desea desvincularse de su matriz estadounidense, GM, y crear una empresa europea independiente.

El director de General Motors Europa, Carl-Peter Forster, dijo que la matriz está dispuesta a que su vinculación con Opel sea a través de una participación minoritaria en la nueva compañía.

El presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, se mostró optimista tras la visita de Merkel. “Puedo imaginar que al final el Estado alemán entre directamente en Opel”, señaló.

El comité apoya la propuesta del primer ministro del Estado federado de Hesse, Roland Koch, de asegurar inversiones a largo plazo a través de avales.

Sin embargo, los trabajadores prefieren una participación directa del Estado alemán en la compañía, al estilo de lo que ocurre en el Estado de Baja Sajonia con Volkswagen.

Fuente: BAE (01/04/09)