La japonesa Toyota dijo que su permanencia en Venezuela está “amenazada” por la postergación de un conflicto laboral que paralizó su planta ensambladora de vehículos desde comienzos de marzo.

La firma dijo en un comunicado que la Inspectoría del Trabajo ordenó el cierre de la mesa de diálogo después que el sindicato hizo nuevas peticiones, pese a que ya tenían un acuerdo inicial sobre las demandas laborales que llevaron a los empleados a bloquear el acceso a la planta, pero un líder sindical contactado negó que se hubiese llegado a algún acuerdo con la empresa.

Fuente: BAE (31/03/09)