Representantes de las terminales automotrices radicadas en el país y dirigentes del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) iniciaron ayer formalmente las negociaciones paritarias correspondientes al año en curso, las que quedaron trabadas ante la negativa empresaria a conceder el “puente salarial” reclamado por el gremio para abrir un paréntesis en la negociación hasta junio próximo.

Debido a la falta de avances en la discusión, la cartera laboral que lidera Carlos Tomada volvió a convocar a gremialistas y a la totalidad de las terminales automotrices para el próximo lunes, cuando retomarán las discusiones en busca de un acuerdo que por el momento aparece bastante lejano.

Al menos esa fue la sensación que transmitieron, en diálogo con este diario, fuentes que participaron de las largas negociaciones llevadas adelante ayer con directivos de las empresas Toyota, Volkswagen y General Motors, en la sede del Ministerio de Trabajo ubicada en avenida Alem al 600.

El SMATA había pedido un incremento salarial del orden del 5% trimestral o una suma fija de $250 desde enero hasta junio próximo, mes para el que solicitaron postergar las negociaciones los representantes empresarios.

Los directivos del sector patronal pidieron más tiempo para buscar alternativas al pedido gremial, “a pesar de que hace varias semanas que conocen el contenido del reclamo”, se quejaron las fuentes consultadas.

Desde el gremio ratificaron que, de no producirse avances la próxima semana, el siguiente paso será la convocatoria a las comisiones internas y restantes cuerpos orgánicos del SMATA, para eventualmente definir un plan de lucha a llevar adelante en las distintas terminales.

No obstante, el hecho de tratarse de una semana atípica debido a los feriados del jueves y viernes santo podría dar algo más de tiempo para que ambas partes avancen en busca de una solución.

“Está todo trabado, no respondieron a ninguno de nuestros planteos, vamos a ver qué pasa en la próxima reunión”, dijo a este diario uno de los negociadores paritarios, que resaltó además que a pesar de haber negociado desde el mediodía en la sede del Ministerio, no pudieron arrancar un compromiso del sector empresario referido a la discusión salarial.

El planteo empresario apuntaba a postergar al menos hasta junio la negociación paritaria, en virtud de la incertidumbre económica ocasionada por la crisis financiera internacional, y los efectos adversos que ya se sienten en la industria automotriz.

Desde el gremio resaltan que a pesar del panorama adverso, con prácticamente el 30% de la fuerza laboral del gremio inmersa en distintas formas de licenciamiento, eso no implica resignar la discusión salarial.

Los dirigentes del gremio liderado por el histórico José Rodríguez ya comenzaron a evaluar posibles medidas de protesta que se llevarían adelante si persiste la falta de avances en la negociación.

Claro que debido al párate que se da en la actividad, la realización de un paro hoy estaría descartada, aunque sí buscarían alternativas “imaginativas” para dejar expresado el disgusto de los trabajadores.

Fuente: BAE (31/03/09)