Las ensambladoras de automóviles en Venezuela podrían detener su producción a finales de abril por falta de piezas debido a los retrasos del organismo gubernamental que autoriza la entrega de divisas para importar, dijo el jueves la Cámara Automotriz local (Cavenez).

Tras varios años de batir récords consecutivos en ventas por el “boom” petrolero, el sector automotriz pasa por momentos difíciles debido a problemas para acceder a divisas al tipo de cambio oficial y recurrentes crisis laborales que amenazan con desabastecer de autos al país.

“Podría empezar a afectarnos directamente a finales de abril o principios de mayo”, dijo Enrique González, presidente de Cavenez, cuyas afiliadas incluyen a Chrysler, Iveco Venezuela, Ford Motors, General Motors, Mack de Venezuela, MMC Automotriz (Mitsubishi) y Toyota.

Además, González estimó que las ensambladoras locales están agobiadas por una deuda global de unos 2.200 millones de dólares con sus proveedores extranjeros que todavía no ha sido liquidada.

En Venezuela rige desde el 2003 un control de cambios que limita el monto de divisas que pueden comprar las personas naturales y las empresas a tasa oficial.

El Gobierno del presidente Hugo Chávez ha reducido la asignación de divisas a sectores no prioritarios para enfrentar la caída de los precios del crudo, principal recurso del país socio de la OPEP.

Fuente: Reuters (26/03/09)