Sondeo entre gobiernos y gremios / Hay 1174 empresas en conflicto: Fueron despedidos, suspendidos o sufrieron reducciones de la jornada laboral o del salario

Desde el estallido de la crisis mundial en octubre, los conflictos laborales se acumulan en los despachos de los ministerios de Trabajo de varias provincias. De acuerdo con un relevamiento en esas carteras, y según fuentes gremiales, en el mercado formal de trabajo más de 32.000 personas están afectadas por despidos, suspensiones, reducciones de jornada y quitas salariales, mientras que cerca de 1174 compañías solicitaron conciliaciones y aperturas de procedimientos de crisis de empresa, una instancia de negociación entre empresarios y trabajadores para mitigar el impacto de las cesantías. Las actividades más afectadas son las vinculadas al sector automotor, la industria exportadora y el campo.

En la provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Trabajo contabilizó un total de 440 despidos, 1801 suspensiones y 177 trabajadores formales afectados por reducciones de la jornada laboral. Unas 125 empresas admitieron conflictos y a 30 de ellas metalúrgicas, autopartistas y curtiembres se les concedió la apertura del procedimiento preventivo de crisis.

En la ciudad de Buenos Aires, las actividades gastronómica, hotelera, textil, bancaria, el comercio y la construcción son las que más sintieron el impacto de la crisis en el empleo. “Desde noviembre hasta el 11 de febrero, se formalizaron 800 acuerdos conciliatorios, y hay tres procedimientos de crisis de empresa en trámite”, dijo el subsecretario de Trabajo porteño, Jorge Luis Ginzo.

En Córdoba, de acuerdo con la Secretaría de Trabajo, los procedimientos de crisis suman 130 e involucran a un total de 1374 trabajadores, que perciben subsidios provinciales y nacionales. En la industria automotriz, a las 300 cesantías efectuadas en Renault, en 2008, y a los 150 contratos eventuales que no se renovarán el 31 de marzo, en Iveco, se suman 500 puestos de trabajo en riesgo de empleados con contratos eventuales en Volkswagen y la autopartista Gestamp.

Los empleos en peligro, en Santa Fe, se elevan a 8400, según la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani. “Son 3500 trabajadores afectados por suspensiones, reducciones de jornada y recortes en los ingresos, y 4900 que cobran un complemento salarial de 600 pesos del Programa de Reconversión Productiva, a cargo del Ministerio de Trabajo de la Nación.” Las solicitudes de apertura de procedimientos preventivos ascendió de 59 a 64 en la última semana. Los sectores con más dificultades para sostener la nómina de trabajadores son el metalúrgico vinculado a la agroindustria (con 16.000 puestos de trabajo), la automotriz y las curtiembres, con 6000.

El referente de la CGT de Mendoza Jorge Córdova calculó que las desvinculaciones en esa provincia ascienden a 4000, y afirmó que los sectores más perjudicados son el comercio, la industria, el metalmecánico y del petróleo, según informó a DyN. El presidente de la Federación Económica de Mendoza, Adolfo Trípodi, estimó que los despidos en su sector fueron 85 entre enero y febrero.

En Formosa, 9000 trabajadores de la industria de la madera trabajan con la jornada reducida, mientras que 4000 obreros de la construcción no tienen empleo, según el secretario general del Sindicato de la Industria y la Madera, Juan Carlos Gómez, y su par de la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra) de esa provincia, Hilario Martínez. En la Subsecretaría de Trabajo, a cargo de Lino Echeverría, afirmaron que “no se recibieron notificaciones sobre despidos en masa o suspensiones”.

En Tucumán, en el sector rural se produjeron 567 despidos, según la delegación de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre). En la construcción, hubo unos 1500; en textiles, unos 1000 entre despidos y suspensiones, y en el comercio, 400. La Secretaría de Trabajo de la provincia reveló que se presentaron dos procedimientos de crisis este año, a lo que no se les hizo lugar.

En La Pampa, el comercio y la construcción son los sectores en los que la crisis mundial dejó sus huellas en el empleo. Sólo en Santa Rosa se perdieron 1000 puestos de trabajo, según informó el secretario general de la Uocra y diputado Roberto Robledo, mientras que en el comercio se cuentan unos 150 despidos desde diciembre, cuando se sintió la caída de las ventas, dijo el secretario general del Centro Empleados de Comercio (CEC), Carlos Nemesio.

En Neuquén no se iniciaron procedimientos preventivos de crisis, pero el sector petrolero presenta problemas. Según el secretario general del sindicato de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, cerca de 2000 trabajadores que no fueron despedidos están en sus casas y no cobran adicionales.

Fuente: La Nación (02/03/09)