El Gobierno tardó casi tres meses para aceptar que el plan oficial para la compra de autos que había lanzado no funcionaba. Es por eso que ayer le dio un nuevo impulso al introducir modificaciones que ahora sí lo hacen más atractivo.

Con una acto en la quinta de Olivos, la presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció los cambios al sistema, que se extiende para la compra de utilitarios, camiones y bicicletas.

De esta manera, el Gobierno busca que se vendan entre 100.000 y 140.000 unidades más para evitar un mayor impacto de la crisis que desemboque en despidos masivos.

El cambio principal que anunció ayer la ministra de Producción, Débora Giorgi, luego de la introducción de la Presidente, fue la eliminación de la restricción que existía para todos aquellos que en los últimos 7 años habían comprado un 0 km. Ahora, cualquier persona podrá acceder al plan, lo que suma a un segmento de la población importante tanto en número como en poder adquisitivo, ya que se trata del sector que más consume.

La otra modificación es la ampliación de la oferta de vehículos. Hasta el momento, la medida está limitada para unos 16 modelos del segmento más económico del mercado, mientras que a partir de este cambio se sumarán todos los modelos del segmento mediano. La única limitante es que estos autos deben ser producidos en el Mercosur y con terminales radicadas en la Argentina. Esto incluye a los vehículos de marcas como Volkswagen, Renault, Ford, Fiat, Peugeot-Citroën y Chevrolet.

Estos ajustes al plan -que estará vigente en los próximos días- tendrán, ahora sí, una consecuencia en materia de ventas, ya que la versión inicial no había dado resultados.

El fracaso, en parte, se debió a que el Gobierno quería que quienes se beneficiaran fueran los sectores de menores recursos que nunca compraron un auto. Esto para sumar nuevos compradores a los que habitualmente adquieren vehículos 0 km. Pero la práctica demostró que quienes nunca compraron un auto nuevo, no lo iban a hacer ahora teniendo en cuenta que la cuota mensual con seguro rondaba los $ 1.000.

El otro impedimento era la demora del Gobierno en aprobar las solicitudes de compra, algo que desalentó el consumo.

El plan funciona de la siguiente manera:

  • En la variante de ahorro previo de 60 cuotas, el cliente deberá suscribirse al plan ya vigente para la compra de algunos de los autos chicos.
  • Deberá pagar 12 cuotas mensuales (que equivalen al 20% del valor promedio de una unidad) para tener el auto al término del año y seguir pagando las 48 cuotas restantes, o abonar al contado ese 20%, retirar el vehículo en el momento y pagar las 48 cuotas que faltan.
  • En el caso de querer un vehículo de una gama superior, deberá pagar la diferencia al contado en el momento de retirar la unidad, negociar con la concesionaria que financie esa parte o entregar un auto usado.
  • En la variante del crédito prendario se podrán financiar los vehículos a disposición a tasa baja.
  • El plan original, para los autos chicos, establecía un pago al contado del 20% de la unidad y resto en cuotas a tasa subsidiada con fondos de la ANSES. Se había fijado como máximo a financiar $ 31.000, que representan el 80% del valor promedio de los autos a disposición.
  • Ahora se permitirá financiar hasta $ 31.000 de cualquiera de los autos que se suman al plan. Obviamente, como los autos son de mayor valor, la parte a financiar ya no será el 80% del valor del vehículo sino menos. La diferencia habrá que pagarla al contado, financiarla o con un auto usado como pago.

El presidente de la Asociación de Concesionarias de Autos de la República Argentina (ACARA), Dante Alvarez, destacó ayer la decisión del Gobierno nacional de ampliar los planes de compra de automóviles 0 km. «El plan se flexibiliza, es una medida buenísima porque va a permitir abarcar más público y vender más unidades», dijo Alvarez luego de los anuncios formulados en la quinta de Olivos.

En tanto, el titular de la Cámara del Comercio Automotor, Alberto Príncipe, reclamó incluir a los vehículos usados en el plan de financiamiento para fomentar la compra de automóviles.

«Sigue faltando una pata de la mesa», graficó Príncipe, quien dijo ver «bien el plan para fomentar la compra de autos cero kilómetro», pero lamentó que «el Gobierno no haya pensado en incluir también a los vehículos usados».

Fuente: Ambito Financiero (25/02/09)