En medio de los nubarrones que rodean el futuro inmediato de las automotrices, el Gobierno recibió ayer la confirmación de que la inversión más significativa de este sector para 2009 sigue en marcha. El titular de Volkswagen, Viktor Klima, dijo que la pick-up que comenzarán a producir a fin de año en su planta de General Pacheco les demandará finalmente 1.360 millones de pesos, que representan $ 360 millones más de lo previsto originalmente, en diciembre de 2007.

Voceros de la compañía agregaron que hay en marcha una inversión adicional por $ 200 millones en mejoras generales de la fábrica bonaerense, con lo que el desembolso total suma $ 1.560 millones.

Sergio Massa, el jefe de Gabinete, se preocupó en resaltar esa inversión “mientras vemos gigantes automotrices de Asia y Estados Unidos achicar sus plantas”. Lo acompañaron la titular de Producción, Débora Giorgi, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien defendió la política laboral del Gobierno. “Hemos tratado de terminar con los despidos preventivos que siempre hacen algunas empresas inescrupulosas”, dijo Tomada. “Logramos, a través de los procedimientos preventivos de crisis, que muchos retrotrajeran sus decisiones”.

El foco de esas negociaciones, hasta diciembre, fue precisamente la industria automotriz: llegó a haber más de 12.000 operarios suspendidos (entre ellos los de VW en Córdoba). Las vacaciones, por ahora, sólo aportaron una pausa a la incertidumbre del sector.

Fuente: Clarín (14/02/09)