Renault  divulgó una pérdida de US$ 1.300 millones en el segundo semestre y una caída de 79% en las ganancias para 2008, que fueron de US$ 737 millones. Según la automotriz francesa, estos resultados se deben a las restricciones de crédito que sufren los compradores de autos.

Fuente: La Nación (13/02/09)