La automotriz estadounidense General Motors (GM) anunció ayer que recortará en 2009 su personal a 63.000 empleados, desde 73.000, y que bajará los sueldos del resto de sus trabajadores en Estados Unidos.

El recorte de alrededor de un 14% del personal es la última medida que toma la atribulada automotriz para reducir sus operaciones antes de presentar al Gobierno estadounidense un plan de reestructuración el 17 de febrero.

 «Estas difíciles acciones son necesarias ante la severa caída de las ventas de autos en todo el mundo y por la necesidad de reestructurar a GM para su viabilidad a largo plazo», sostuvo la empresa en un comunicado publicado en su sitio de internet. En Estados Unidos serán eliminados cerca de 3.400 de los 29.500 empleados asalariados que GM tiene en ese país.

La compañía anunció un recorte temporal en las remuneraciones de la mayoría de los empleados asalariados de Estados Unidos, desde el 1 de mayo hasta fin de año. A los ejecutivos se les recortarán sus salarios básicos en un 10%, mientras que a otros se les rebajarán en un 3% y un 7%.

El anuncio muestra la gravedad de la recesión que ha obligado a los principales fabricantes de automóviles del mundo a recortar salarios y carga laboral, cerrar plantas y reducir la producción en un intento de ahorrar. Chrysler también recibió préstamos gubernamentales por u$s 4.000 millones, y busca u$s 3.000 millones adicionales, recortó más de 8.000 puestos de trabajo 2008. GM, Ford Motor y Chrysler han recortado alrededor de 140.000 trabajos desde 2005 y casi la mitad de su fuerza laboral desde comienzos de la década.

Tom Wilkinson, portavoz de GM, dijo que los recortes no se harán uniformemente, sino que estarán basados en las necesidades de personal de cada departamento en respuesta a la demanda cambiante de los consumidores. Wilkinson agregó que algunos países tendrán que soportar mayores recortes laborales dependiendo de las tasas de crecimiento de los mercados.

Caída de ventas

Las ventas de GM en enero cayeron un 49% y el fabricante dijo que sus previsiones de ventas de la industria en Estados Unidos para 2009 eran de u$s 10,5 millones de vehículos en 2009, alargando una recesión de cuatro años que ha llevado al mercado a sus niveles más bajos desde comienzos de la década de los 80.

Como resultado, los ejecutivos de GM han anunciado que la compañía está buscando un recorte de gastos más rápido y profundo dentro del plan de reestructuración que será enviado al Tesoro estadounidense como condición del rescate financiero de u$s 13.400 millones.

Fuente: Ambito Financiero (11/02/09)