Casi 80 días después del anuncio efectuado por la presidenta Cristina Kirchner en la Quinta de Olivos, a fines de la semana próxima llegarán a manos de los compradores los primeros autos 0 km vendidos gracias al financiamiento estatal. Así se resolvió anteanoche, durante una reunión en la que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, recibió al director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Amado Boudou; el gerente general de la Superintendencia de AFJP, Sergio Chodos; los ejecutivos de cinco automotrices; las autoridades de la asociación de concesionarios Acara, y los representantes de los propietarios de taxis.

Pese a que el plan se anunció en diciembre y a que en enero se empezaron a firmar los boletos de compraventa (unos 20.000, según estimaciones del sector), los autos no habían salido hasta ahora de las fábricas porque la Anses no había aprobado las carpetas presentadas por los interesados. De acuerdo con el plan de estímulo al sector ideado por Moreno, el organismo de la seguridad social debe financiar el 80% del valor de la unidad en 48 cuotas, mientras que las terminales deben entregar los autos cuando el cliente cancela el 20% restante, ya sea al contado o en hasta 12 cuotas.

En la reunión convocada para agilizar los trámites pendientes, la Anses se comprometió a liberar el financiamiento de unas 1000 unidades pasado mañana, según relató el presidente de Acara, Dante Alvarez. “Y el viernes de la semana que viene estaríamos entregando las primeras unidades”, completó el directivo.

Pese a la intención de autoridades y empresarios de mitigar con este plan los efectos de la crisis, es poco probable que la venta de esos 1000 vehículos logre evitar que el balance mensual vuelva a arrojar resultados negativos. “Febrero viene más flojo. Parecería que hay más gente de vacaciones que en enero”, dijo Alvarez. Mil autos representan apenas el 2,2% del total de vehículos vendidos en febrero del año pasado.

En la reunión se resolvió además habilitar una nueva línea de créditos para la venta de taxis. Ahora, además de la financiación del 50% del valor del vehículo (con una tasa del 11% más la sobretasa que surja de la licitación), los taxistas podrán adquirir sus unidades cancelando el 30% y pagando el resto en 36 cuotas ajustables según el valor del auto. En ambos casos, se podrá escoger dentro de una lista limitada de modelos.

El encuentro de ayer dejó pendientes algunas cuestiones: un pedido de flexibilización de los modelos y requisitos exigidos en el plan de estímulo de autos a través de la financiación bancaria (el denominado “Plan Giorgi”) y la definición de los vehículos comerciales livianos y pesados que ingresarán en el plan para la venta de utilitarios, que sería anunciado la semana próxima.

Fuente: La Nación (11/02/09)