La automotriz japonesa Nissan Motor anunció el lunes que despediría a 20.000 trabajadores en todo el mundo a partir del 1 de abril.

La compañía también dijo que reducirá el gasto de inversión en un 21 por ciento en el año que finaliza el 31 de marzo, y recortará este ítem en otro 14 por ciento en el año fiscal que comienza el 1 de abril.

El presidente ejecutivo de Nissan Motor, Carlos Ghosn, anunció en una rueda de prensa que no pensaban cerrar ninguna fábrica.

La tercera automotriz japonesa agregó que producirá un 20 por ciento menos de automóviles en el ejercicio anual que finaliza el 31 de marzo de lo que había planeado a comienzos de año debido a la caída global en la demanda de vehículos.

Para el ejercicio anual que finaliza el 31 de marzo, Nissan espera una pérdida operacional -la primera en 14 años- de 180.000 millones de yenes (2.000 millones de dólares) en lugar del beneficio de 270.000 millones de yenes proyectado hace tres meses.

Asimismo, la compañía -de la que un 44 por ciento está en manos de Renault SA- espera una pérdida neta de 265.000 millones de yenes en lugar de un beneficio de 160.000 millones de yenes.

Fuente: Reuters (09/02/09)