El gobierno francés anunció el lunes el otorgamiento de un préstamo de rescate de 6.000 millones de euros (7.700 millones de dólares) a Renault SA y PSA Peugeot-Citroen, a cambio de que suspendan el cierre de fábricas en Francia.

Los directores de ambos fabricantes franceses de automóviles firmaron un acuerdo con el presidente francés Nicolas Sarkozy en el Palacio del Elíseo.

Como parte del paquete, otros 1.000 millones de euros irán a la industria automovilística francesa para garantizar una línea de crédito, precisa AP.

Renault y Peugeot-Citroen compartirían los 6.000 millones de dólares a partes iguales, según versiones informativas que circularon previamente. También se esperan medidas similares para los proveedores de partes para automóvil.

Los periódicos Les Echos y Le Figaro dijeron que los préstamos durarán cinco años e incluirán condiciones como la suspensión de despidos durante la vigencia del préstamo.

Peugeot-Citroen reporta sus resultados financieros de 2008 el miércoles, seguido por Renault el jueves.

Fuente: El Universal (Venezuela) (09/02/09)