Las ventas de autos nuevos en Venezuela cayeron un 43 por ciento en enero frente al mismo mes del año pasado, reportó el viernes la Cámara Automotriz, ante una menor disponibilidad de unidades por restricciones a la importación y conflictos laborales en plantas automotrices.

La Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) informó que en enero se vendieron 15.916 unidades, frente a las 27.943 colocadas en el mismo mes del 2008.

Del total, 8.328 autos fueron ensamblados en el país, lo que supone un aumento del 33,5 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, y 7.588 fueron importados, un descenso interanual del 65 por ciento.

Luego de marcar niveles récord por varios años consecutivos, las ventas han caído fuertemente desde el 2008 por la implementación de fuertes controles a la importación de unidades y piezas para ensamblar, al tiempo que persistentes protestas laborales interrumpieron la producción local.

Las ventas estuvieron en encabezadas por modelos de General Motors, seguido de Ford Motor y Toyota de Venezuela.

La abrupta y rápida caída de los precios del barril de crudo, que perdieron más de 100 dólares en seis meses, ha obligado este año al Gobierno a restringir la asignación de divisas en medio del control de cambio vigente en el país, lo que afecta también al mercado automotor.

La economía venezolana ha crecido cinco años consecutivos motorizada por la bonanza petrolera, pero, las escasas opciones de inversión, una galopante inflación y el incremento de la liquidez en manos del público por el control de cambio hace más atractiva la compra de bienes -como los autos- que se valorizan con el paso del tiempo.

Además, la menor disponibilidad de unidades ha aumentado la distorsión en el mercado venezolano, donde los automóviles suben de precio con los años y los compradores deben esperar meses para obtener uno.

Las cifras fueron divulgadas días después de que dos trabajadores de una planta que ensambla autos Mitsubishi y Hyundai en el oriente del país murieron en enfrentamientos con la policía durante una medida de desalojo por un conflicto laboral.

Las compañías afiliadas a Cavenez son DaimlerChrysler de Venezuela, Iveco Venezuela, Ford Motor, General Motors de Venezuela, Mack de Venezuela, MMC Automotriz (Mitsubishi) y Toyota de Venezuela.

Las cifras, que representan el total de vehículos vendidos en el país, incluyen a firmas no afiliadas al organismo, como Fiat, Mazda, Renault  y Volkswagen.

Fuente: Reuters (06/02/09)