El Gobierno acusó el golpe del párate en la actividad y salió a atacar los frentes que más preocupación le generaron en los últimos días: el comercio exterior y la industria automotriz.

Las cifras oficiales mostraron que la inyección de fondos de la ANSeS no tuvo éxito y resolvió reformular los planes.

La semana próxima licitará nuevas líneas de préstamos para prefinanciar exportaciones, con condiciones más favorables y montos mayores. Además, flexibilizará las condiciones del plan que otorga préstamos prendarios para la compra de autos cero kilómetro, ya que los bancos no logran colocar los créditos.

Fuente: Cronista (06/02/09)