Las ventas de vehículos importados en Japón cayeron durante en enero el 37,2 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, hasta su peor nivel en dos décadas, informó hoy la Asociación de Importadores de Automóviles nipona.

La causa, como sucede también con las ventas de los automóviles japoneses en general desde hace meses, es la crisis económica global, que ha paralizado la demanda en el mundo.

En enero se vendieron en Japón 8.915 vehículos importados, el noveno mes consecutivo de caída de este indicador y el tercero seguido que registra un descenso superior al 30 por ciento.

De hecho, este descenso del 37,2 por ciento es la mayor desde que en 1968 la Asociación de Importadores de Automóviles de Japón comenzó a divulgar esos datos, informó la agencia local Kyodo.

Ello afectó especialmente a los vehículos fabricados por marcas japonesas en el exterior, cuyas ventas retrocedieron el 50,2 por ciento hasta las 1.258 unidades, mientras las de automóviles de marcas extranjeras bajaron el 34,3 por ciento (7.657).

Por modelos, los de Volkswagen fueron los que más se vendieron en enero (1.872 unidades), seguidos de los de Mercedes-Benz (1.416) y los de BMW (1.165 coches).

El descenso de la comercialización de vehículos importados en Japón ha ido en paralelo con el fuerte batacazo en las ventas de vehículos nuevos en la segunda economía del mundo, hundida en la recesión desde el pasado año.

Las ventas de vehículos nuevos en Japón cayeron en enero el 27,9 por ciento con respecto al mismo mes de 2008, hasta las 174.281 unidades, su peor nivel mensual de ventas de los últimos 37 años.

Fuente: Finanzas.com (06/02/09)