Frente a la importante crisis sectorial que atraviesa la industria autopartista, el Gobierno licitará en los próximos días otros $150 millones para la incorporación de capital de trabajo, que se sumarán a los $50 millones que se ofrecieron la semana pasada y tuvieron una favorable recepción en la banca, con una tasa de corte del 13,4 por ciento.

En diálogo con Buenos Aires Económico, el gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), Juan Cantarella, afirmó que durante una reciente reunión del sector con la ministra de Producción, Débora Giorgi, y el secretario de Industria, Fernando Fraguío, “recibimos el compromiso de que va a haber fiinanciamiento por 150 millones más” para los autopartistas.

“Nosotros pedimos fondos por $1.000 millones. Vamos a ver qué pasa en adelante. Nosotros pensamos que el plan para incentivar la compra de los cero kilómetro no nos va a afectar positivamente ya que las mayores ventas, el 80% de las ventas pertenecen a los modelos brasileños”, explicó Cantarella, quien junto a Juan Cozzuol, flamante presidente de AFAC, y Fabio Rozemblum, vicepresidente de la entidad, asisten a las reuniones con el Gobierno.

En forma conjunta al plan de financiamiento, los empresarios solicitaron al Gobierno la instrumentación de medidas para mejorar la competitividad.

“Queremos que se eliminen las retenciones, se aumenten los reintegros a las exportaciones y que se analice el tema del cobro de Ingresos Brutos en el marco del Merco-sur, porque las autopartes importadas no pagan y las ventas en el país, sí”, expresó Cantarella.

INCERTIDUMBRE. En un clima de absoluta incertidumbre, en el sector “no se puede descartar que haya despidos en cualquier momento porque la situación es muy crítica”, evaluó el directivo, quien además criticó al secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

“Nunca fuimos convocados por Comercio para participar y dar nuestra opinión sobre el plan oficial; con el Ministerio de Producción y la Secretaría de Industria hay diálogo pero sobre otros temas”, narró Cantarella.

“Si no armamos un frente sólido a nivel local, tendremos una retracción enorme, significativa”, calculó Cantarella, quien abogó por una señal del Gobierno para que se priorice, más que nunca en este delicado contexto, por “un mayor contenido local en las autopartes”.

Las previsiones por parte de AFAC para el corto plazo reflejan que la caída de producción anunciada por las terminales generará un impacto negativo inmediato, habiéndose ya registrado presentaciones de empresas autopartistas ante el Ministerio de Trabajo solicitando la apertura de procedimientos preventivos de crisis.

“Tenemos una gran preocupación por el impacto que la crisis global está generando, con perspectivas de extenderse en el tiempo, sobre los niveles de producción de la industria automotriz”, sostuvo Cantarella, quien aclaró que “me refiero a las significativas reducciones que las terminales han comenzado a aplicar sobre sus planes de producción; no sabemos si se llegará a 400.000 autos este año”.

Fuente: BAE (03/02/09)