La crisis en Estados Unidos está pegando fuerte en México. De acuerdo con una publicación del miércoles pasado del periódico Reforma, en los últimos dos meses de 2008 cerraron operaciones 5,188 empresas.

 Los estados más afectados con el cierre de empresas fueron Baja California, Sonora, Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Colima y Guanajuato.

 Según el Instituto Mexicano del Seguro Social, ese fenómeno dejó sin empleo a 413,282 personas.

 El Banco de México considera que en 2009 se perderán entre 160,000 y 340,000 empleos más.

 Además, el Banco de México considera que la economía caerá entre un 0.8% y un 1.8%.

 “Los sectores más impactados son el automotriz y el de autopartes, derivado de lo que está sucediendo en el exterior. Estamos haciendo todo lo posible por sostener el empleo”, aseguró a Reforma Claudio González, presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios.

 De hecho, la agencia de noticias AP divulgó el viernes que la planta automotriz de Toyota Motor Co. en Tijuana suspenderá su producción durante cinco días debido a la baja demanda en Estados Unidos.

 La suspensión será en la segunda semana de febrero. La mayor parte de los 760 empleados tomarán vacaciones pagadas o acudirán a cursos de entrenamiento durante ese período.

 Andrés Lozano Rojas, dirigente sindical de Nissan, el segundo productor de autos en México, informó que el 31 de enero la empresa no renovará el contrato de 100 trabajadores.

 Además, la automotriz reducirá la producción en 30,000 unidades este año mediante paros técnicos escalonados en sus plantas de Cuernavaca y Aguascalientes.

 “Nissan participó con el 21.4% en la producción del país en 2008. Con este ajuste, la producción de Nissan caería 6.7% anual en 2009”, aseguró.

Fuente: La Prensa (El Salvador) (02/02/09)