El plan Mi primer 0 km, con el que el Gobierno busca desde diciembre incentivar la venta de automóviles nuevos, no pudo evitar una caída en el patentamiento de autos en lo que va de 2009. Según datos provisorios de la Asociación de Concesionarias (Acara), la venta de autos disminuirá en enero 10% interanual.

Así lo afirmó el presidente de Acara, Dante Álvarez, que atribuyó la caída en las ventas de enero a que todavía no se han registrado operaciones significativas en el marco del plan oficial de estímulo al sector, que incluye financiamiento de la ANSeS a tasas accesibles y modelos básicos de autos a precios rebajados. “Hemos tenido patentamientos simbólicos este mes, pero vamos a empezar a percibir más actividad en febrero”, dijo a El Cronista Álvarez.

También aclaró que este enero tiene dos días hábiles menos que el del año anterior. A igual cantidad de días trabajados, calculó, la caída sería de 4 por ciento.

Los concesionarios estaban entusiasmados porque la mitad de los 100.000 autos disponibles por el plan oficial fue reservada en pocos días.

El retroceso en las ventas de autos comenzó en octubre del año pasado, luego de la profundización de la crisis global, y creció con el paso de los meses. En diciembre, según Acara, los patentamientos disminuyeron 19,18% interanual y 44,20% respecto de noviembre.

Según la entidad que nuclea a las concesionarias, también los patentamientos de vehículos comerciales se ven afectados, por lo que presionan para implementar cuanto antes el plan oficial de venta de utilitarios a financiar, por supuesto, con fondos de la ANSeS.

En una reunión que los directivos de Acara mantuvieron el lunes con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, su par de Industria, Fernando Fraguío, y el subsecretario de Industria, Héctor Alonso, los empresarios indicaron que la venta de camiones caerá este mes 30% interanual y la de utilitarios livianos, otro 18%.

A paso de hombre

El plan del Gobierno para financiar 40.000 vehículos de trabajo, dijo Álvarez, debería estar listo hacia mediados de febrero, aunque en la reunión del lunes hubo pocos avances. “Con los vehículos livianos no hubo problemas, porque la mayoría se produce en Argentina. Se plantearon problemas con los camiones, porque la mayoría se fabrica en Brasil y el Gobierno no quiere financiar mano de obra brasileña”, indicó el empresario. La solución pasaría por buscar alguna complementariedad con el país vecino para equilibrar la balanza comercial con la exportación de autopartes, por ejemplo.

Luego, el estallido del conflicto con Brasil por la implementación de ese país de licencias automáticas hizo que las concesionarias temieran la caída definitiva del plan y hasta la exclusión de autos producidos allí del plan de 0 km, ya que la mayoría proviene de esas tierras. La marcha atrás del gobierno de Lula Da Silva les devolvió el alma al cuerpo.

Fuente: Cronista (29/01/09)