Las ayudas del Gobierno alemán para la adquisición de coches, por un importe de 2.500 euros por unidad, han tenido un efecto de estímulo inmediato sobre la demanda, hasta el punto de que los concesionarios están registrando una afluencia masiva de clientes.

   “Los compradores acuden a los concesionarios en manada”, afirmó el responsable de Ford en Alemania, Bernhard Mattes, mientras que la asociación de concesionarios del país (ZdK) estima que las ayudas podrían elevar las ventas de coches en 200.000 unidades.

   Por su parte, el director general de la patronal del sector del automóvil (VDA), Kunibert Schmidt, aseguró que la reacción de los clientes ante los incentivos es mucho mejor de lo previsto. “Las ventas podrían superar las estimaciones iniciales”, añadió.

   La VDA había pronosticado para este año un nuevo descenso de las matriculaciones de automóviles en Alemania, después de que las ventas de coches experimentaran una disminución del 2% en 2008, hasta 3,1 millones de unidades, informa ‘Financial Times’.

   El nuevo plan de estímulo a la economía del Gobierno alemán, presentado a mediados de enero y dotado con 50.000 millones de euros, contempla medidas específicas para el sector del automóvil, entre las que destaca una ayuda directa de 2.500 euros para la compra de un coche.

   En concreto, los conductores obtendrán esta subvención directa de 2.500 euros para la adquisición de un automóvil nuevo o con una antigüedad inferior a doce meses, que cumpla al menos la norma Euro4 sobre emisiones.

   Este programa de ayudas, que estará vigente hasta el próximo 31 de diciembre, está condicionado a que el comprador del coche entregue para el achatarramiento un automóvil con una antigüedad de al menos nueve años.

Fuente: Europa Press (27/01/09)