El gobierno francés presentará “en la primera quincena de febrero” su plan de apoyo a la industria automotriz, anunció este martes el presidente Nicolas Sarkozy, en momentos que el sector que representa 10% de los empleos en Francia enfrenta una grave crisis. 

“Se tomarán medidas estructurales que se anunciarán en la primera quincena de febrero”, declaró el presidente. 

El mandatario insistió en el hecho que el gobierno pediría a los industriales, como contrapartida a la ayuda estatal, el compromiso de no cerrar instalaciones en Francia ni deslocalizar su producción. 

“Queremos mantener nuestras industrias en Francia, queremos que cese la deslocalización”, dijo. 

“No habrá ni un centavo del dinero público si no tengo en contrapartida los compromisos de nuestros dos constructores” Renault y PSA Peugeot Citroen, destacó. 

La semana pasada, el primer ministro François Fillon anunció que el gobierno entregaría entre 5.000 y 6.000 millones de euros para ayudar a los constructores franceses de automóviles. 

Una de las medidas podría ser, para facilitar el “acceso a la liquidez”, acordar directamente a los constructores préstamos según el modelo empleado para el sector bancario. 

Por otra parte, el gobierno exigirá a los ejecutivos de los constructores franceses que renuncien a sus bonificaciones anuales de cientos de miles de euros, tal como le había exigido anteriormente a los banqueros. 

En octubre pasado, Nicolas Sarkozy ya había anunciado un plan de 400 millones de euros en cuatro años destinado a favorecer la investigación y el desarrollo de vehículos no contaminantes. 

El plan de reactivación de 26.000 millones de euros para la economía francesa presentado en diciembre comprendía una parte de 1.500 millones de euros para el sector del automóvil, que entre grandes constructores y sub contratistas confundidos, ha suprimido miles de empleos desde mediados del año pasado.

Fuente: AFP (27/01/09)