Brasil decidió restringir más de 60% de sus importaciones, con el objetivo de reducir el impacto de la crisis global en su balanza comercial. Esta medida, complicará sin dudas las exportaciones argentinas, ya que Brasil es su mayor socio comercial dentro del Mercosur.

El gobierno de Luiz Inacio Lula Da Silva reinstaló las Licencias Previas, una medida para-arancelaria que demora las ventas a ese país.

Dentro de la media están incluidos todos los grandes rubros argentinos de exportación como, por ejemplo, despachos de harina, trigo, aparejos agrícolas, autos, autopartes y maquinaria agrícola, entre otros.

“La medida significa el regreso al control de importación que Brasil adoptaba en los años 80 y 70”, publicó hoy en su portada el diario Folha de Sao Paulo.

En lo que va de enero, la balanza comercial brasileña alcanza un déficit inédito de u$s 600 millones.

Argentina implementó las licencias previas durante la crisis de 2001, aunque luego debió retroceder en la aplicación y encontrar otra forma de automatizar el ingreso de productos provenientes del Mercosur.

Incluso, la decisión del gobierno de Lula apunta en dirección contraria a los reclamos del país vecino para retomar la Ronda de Doha de liberalización del comercio, que incluye subsidios agrícolas y reducir también la protección para bienes industriales en mercados emergentes.

El Departamento de Comercio Exterior brasileño comenzó a exigir barreras no tarifarias, licencias previas de importación para 17 sectores que representan más de 60% de las importaciones.

Desde principio de enero, las importaciones superaron en 645 millones de dólares a las exportaciones, un resultado que no se registraba mensualmente desde el 2000, según informó el Ministerio de Desarrollo y Comercio Exterior. 
   
La restricción impuesta apunta a revertir la caída de las exportaciones y la crisis en la industria brasileña, que ha llevado a que sólo en el estado de San Pablo unos 120.000 trabajadores fueran despedidos en diciembre.

En total, 650.000 brasileños fueron despedidos en diciembre bajo el argumento de los efectos de la crisis mundial, que afectaron por ejemplo las exportaciones.

Los sectores que deberán cumplir una licencia previa para importar son la industria del trigo, plásticos, hierro y acero, hierro fundido, cobre y aluminio, bienes de capital, máquinas y aparatos eléctricos, textiles, autopartes, automóviles, instrumentos quirúrgicos y de óptica.

Fuente: Cronista (27/01/09)