El director general del grupo Fiat, Sergio Marchionne, advirtió ayer que «si el Gobierno no interviene para ayudar al sector automotor, existe el peligro real de que se pierdan 60.000 empleos». Las ventas del área cayeron en el 60% en Italia.

«No se trata de ayudar a Fiat sino de reactivar el sector y a toda la economía», agregó en su discurso durante la reunión de la Unión Industrial de Turín.

Fiat revisó a la baja sus previsiones para 2009 y registró una disminución de beneficios del 16,2% en 2008. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, convocó para mañana a un encuentro con los productores de automóviles para analizar posibles medidas a favor del rubro. Ante la prensa, el ministro de Desarrollo Económico, Claudio Scajola, explicó que se analizarán las perspectivas de mercado y las posibles iniciativas que se pueden tomar.

Fuente: Ambito Financiero (27/01/09)